Salud y bienestar Blog IRE

Necesito un implante dental y quiero ponerme ortodoncia invisible …. ¿puedo?

Consejos generales, Odontología

Así empiezan muchas de las conversaciones con el ortodoncista.

Cuando llega tu revisión anual es cuando el ortodoncista te comunica que es el momento en el que ya necesitas el implante porque a causa de la ausencia de esa pieza el resto de las piezas dentales empiezan a movilizarse. Llegado este momento donde ya no puedes esperar más y tienes que hacerlo, por fin habías decidido hacerle caso y habías optado por ponerte la ortodoncia invisible. Y la pregunta que surge es ¿puedo? Pues sí, sí que puedes, puedes tener implantes y además puedes ponerte ortodoncia invisible.

Los especialistas van a asesorarte cuál es la mejor opción en tu caso. ¿En qué casos no encontramos en esta situación?  normalmente nos vamos a encontrar esta situación con pacientes de una determinada edad. Estamos acostumbrados a pensar que la ortodoncia es para la juventud y los adolescentes. Actualmente, hay una gran demanda de pacientes mayores de 40 años demandantes de la ortodoncia invisible. No es de extrañar que estos pacientes combinen ambos tratamientos.

Va a ser el profesional el que valore si ese paciente tiene algún tipo de limitación en referencia a su implante, porque en este caso, la ortodoncia invisible sirve para alinear los dientes naturales y en base a esa circunstancia deben de estar seguros de que el tornillo que está anclado a la encía no va a sufrir ningún tipo de deterioro ni movilidad.

Es posible que sea incluso beneficioso. Los dientes estarán bien fijados, así el resto de los dientes van a ir alineándose y encajándose en función de ese que ya está puesto sirviendo de anclaje, por tanto, podríamos decir que el resultado va a ser predecible y óptimo.

El paciente va a poder hacer vida normal durante el tratamiento de ortodoncia invisible, además de ser un tratamiento cómodo y sin elementos punzantes, no va a sufrir irritación en la encía y la higiene bucodental no se va a resentir. La ortodoncia pasa prácticamente inadvertida cuando se habla o se sonríe. El hecho de que sea una férula de plástico nos aporta comodidad en el día día y nos vamos ahorrar aquella situación en la que tengamos que ir a la clínica de manera urgente porque se haya roto o se haya desprendido algún elemento, por tanto, esta situación nos va a resultar mucho más cómoda.

Con la ortodoncia invisible vas a conseguir una estética perfecta además de pasar inadvertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *