Salud y bienestar Blog IRE

¿Conoces la eficacia de la EPI?

Técnicas avanzadas de Fisioterapia

La electrólisis percutánea intratisular es una técnica que cada vez gana más campo dentro de la fisioterapia. La eficacia de la EPI se debe a la aplicación de corrientes galvánicas que ayudan a reparar el tejido dañado, normalmente se trata de músculos, ligamentos y tendones.

Esta técnica innovadora se realiza mediante una aguja de acupuntura, la cual provoca una inflamación local que activa la lisis y la posterior eliminación del tejido afectado. Es importante destacar que la EPI es un método ecoguiado, es decir que con la ayuda de un ecógrafo se lleva la aguja hasta el área degradada para obtener un diagnóstico apropiado y un seguimiento cercano de la recuperación.

 

¿Cuál es la efectividad de la técnica EPI?

La efectividad del EPI dentro de la fisioterapia se puede establecer hasta en un 85%, muy por encima de otras técnicas convencionales. En tal sentido, tras establecer un diagnóstico, el tratamiento habitualmente dura entre tres o cinco sesiones. No obstante, todo dependerá de la gravedad de la lesión.

Además, el EPI puede lograr efectos realmente positivos cuando se trata de tendinitis, ya que en cuestión de tres semanas el músculo, ligamento y el tendón volverán a tener su estructura natural.

Esto quiere decir que con la EPI puedes recuperarte totalmente de una lesión por tendinitis. Lo cual es una ventaja importante si eres deportista o practicas alguna actividad deportiva con frecuencia, ya que este tipo de lesiones están a la orden del día.

 

¿Sabías que el EPI puede aplicarse en muchas lesiones?

Esta técnica invasiva es ideal tanto para lesiones de tendón como musculares, debido a que la EPI surgió precisamente como una solución a las patologías del tendón. Por ello, los mejores resultados se pueden ver en el tratamiento de daño al tendón. Además, es perfecto para aplicar en situaciones de fibrosis musculares al igual que en lesiones de las partes blandas del cuerpo.

Igualmente, es importante destacar que la EPI puede aplicarse cuantas veces se necesite sin causar inconvenientes. En todo caso, estas son algunas de las lesiones que pueden encontrar solución con este método fisioterapéutico.

  • Tendinitis, tendinopatías y en roturas tendinosas: se trata de una inflamación o irritación de un tendón, que son las cuerdas fibrosas que enlaza el músculo al hueso. Estos trastornos producen dolor y mucha sensibilidad en la articulación.
  • Fascitis plantar, fasciosis y bursitis: causa un dolor punzante que impide muchas veces caminar. Esto se genera por una inflamación del tejido de la planta del pie, que une el hueso del talón con los dedos de los pies.
  • Roturas de fibras: también conocida como desgarro muscular, es producida por un esfuerzo excesivo en el músculo.
  • Fibrosis musculares: ocurre cuando hay una sustitución del tejido muscular por tejido fibroso o la acumulación de fibras de colágeno.
  • Punto de gatillo miofascial: se trata de un dolor diferido, que se percibe al tocar el área dañada o al estirar la zona del dolor.
  • Periostitis tibial: muy frecuente en corredores, es la inflamación de la membrana que recubre el hueso de la tibia.

 

¿Cuáles son los beneficios del EPI en la fisioterapia?

Con la ayuda de un ecógrafo de alta gama la EPI puede lograr grandes resultados beneficiosos para el lesionado. Con la corriente galvánica logra la reparación del tejido afectado, debido a que es eficaz para activar nuevamente el proceso de proliferación del tejido o colágeno que se encuentra desestructurado.

También el comportamiento mecanobiológico del tejido blanco es devuelto de forma inmediata y desde el momento del tratamiento ecoguiado. Lo mismo ocurre con las modificaciones en la estructura. Adicional a ello, las frecuencias de una recaída tras aplicar el EPI a una lesión son prácticamente nula.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *