Salud y bienestar Blog IRE

¿Por qué es importante chequearse periódicamente en un centro de neurología avanzada?

Consejos generales, General

Muchas áreas de la medicina moderna enfocan su acercamiento a los pacientes desde un ángulo preventivo. Es decir, se encargan de generar una cultura entre el público que asocia a los chequeos preventivos de esta práctica médica como una parte del cuidado integral de la salud. Ejemplos de ello son la odontología y la ginecología. Sin embargo, una que suele quedar relegada a última instancia es la neurología. Es por ello que muchos pacientes no saben de la importancia que tienen las consultas periódicas en un centro de neurología avanzada.

 

¿Cuál es la importancia de un chequeo anual en un centro de neurología avanzada?

Al igual a como sucede con una limpieza dental o un análisis de orina, los exámenes neurológicos son un método de evaluar el estado en que está funcionando este importante órgano. Y si bien es cierto que muchas de las pruebas que se usan son bastante aparatosas y complicadas como las tomografías, una consulta con un neurólogo es muy parecida a las que se llevan a cabo con otros especialistas.

A su vez, los exámenes diagnósticos no siempre implican un procedimiento complicado. Ya que este tipo de controles se encargan de evaluar otros componentes asociados a la salud cerebral. Un ejemplo son las pruebas de capacidad cognitiva o las que evalúan a la coordinación motriz del paciente.

Eventualmente, estos chequeos ayudan a prevenir la aparición de ciertas enfermedades y además permiten un entendimiento más amplio de las capacidades que tiene el cerebro humano. Y es en estos hechos que recae la importancia de las consultas anuales en un centro de neurología avanzada.

 

¿En qué circunstancias se aconseja visitas periódicas a un centro de neurología avanzada?

Por otra parte, hay circunstancias específicas que hacen del asistir a un centro de neurología avanzada una actividad más imprescindible que opcional. Principalmente por el hecho de que son condiciones que predisponen al paciente a la posibilidad de una enfermedad neurológica en el futuro. Siguiendo esta idea, situaciones que ejemplifican esto son las siguientes:

1. Cuando existen antecedentes familiares de enfermedades neurológicas

Hay estudios que indican que enfermedades como el párkinson o el alzhéimer cuentan con un componente genético. De manera que cuando alguien tiene antecedentes de estas patologías en su familia, se recomienda que evalúen su salud cerebral y que consulten con un neurólogo que medios hay disponibles para prevenir su aparición.

2. Al acercarse a la tercera edad

Muchas patologías cerebrales empiezan a presentarse con la edad y un ejemplo de ello es la demencia senil. Para prevenir o controlar su eventual aparición, es importante que la persona se involucre activamente en los lineamientos establecidos por los neurólogos que los atienden. Esto algunas veces implican terapias cognitivas o en otros casos tratamientos farmacológicos.

3. Si se trabaja en ambientes laborales muy exigentes y angustiantes

El estado anímico y el estrés tienen una relación directa con la salud humana y cuando alguien se somete a altos niveles de angustias por periodo prolongados, existe la posibilidad de que afecte su salud. Es por ello que cuando una persona desempeña cargos laborales extremadamente exigentes al nivel mental, se aconseja que incluya las visitas a un centro de neurología avanzada entre sus controles anuales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *